Mónica Evans (personaje ficticio)

Mónica Evans se licenció en la Universidad Complutense de Madrid en Psicología y Sociología, tiene 24 años, nunca ha estado casada, no tiene hijos y trabaja en un programa de radio. Se dedica a analizar las relaciones entre hombres y mujeres, pero aún así hay cosas que no entiende.
Les invito a que entren en su vida.
Feeds RSS
Feeds RSS

23 abril 2010

Me han dejado


¿Cuánto tiempo ha pasado ya? ¿Meses o años? Sí, hablo de la última vez que tuve una relación estable. Como si fuera un yogur con fecha de caducidad mi disfrute duró seis meses. ¿Porqué se acabó? Porque según él ya no sentía lo mismo por mí. Algo que sinceramente se podía haber pensado seis meses antes de que yo me enamorara.
¿Qué hacemos en esta situación? Muy sencillo llamar a tu mejor amiga/o, irte a una tienda a comprar tu comida favorita y un buen bol de helado porque chic@ te ha dado la patada. Pero por si no fuera suficiente muchas veces nos hacemos sentir culpables de la ruptura de nuestra relación. Y para rematar nos martirizamos viendo películas románticas pensando en cómo podría haber sido ese “y fueron felices para siempre” que nunca llegó. Pero lo peor de esta situación es que siempre mantenemos la esperanza de que quizás él o ella se den cuenta de lo que han hecho y vuelvan a nosotros para arreglar y demostrar que el amor lo puede todo.
Mentira que nos meten nuestr@s mejores amig@s para hacernos sentir bien y que creamos que lo imposible sucederá, aunque saben muy bien que lo que harás en los próximos días será comer, llorar y dormir. Nos mentimos los unos a los otros para sosegar situaciones y lo que deberíamos hacer es afrontarlas.

Desahogamos nuestra ira con los que nos quieren, nos ponemos como focas y después nos lamentamos de habernos comportado así cuando lo que deberíamos haber hecho es seguir hacia delante como mujeres y hombres inteligentes que somos. Pero no,  preferimos echarnos a llorar y a maldecir a todos los hombres.
¿Es esta una actitud inteligente? Yo creo que no, no digo que olvidarle no te cueste tiempo y lágrimas, pero si haces un drama de todo eso lo que conseguirás es parecer un alma en pena que es incapaz de trazar su propio camino solo porque alguien le ha hecho daño. A lo largo de nuestra vida sufriremos, pero eso no quiere decir que siempre tengamos que encerrarnos en nuestro dolor. Por esta razón animo a todas las mujeres y hombres del mundo a que no se depriman ante una ruptura. Cuando una relación se rompe quiere decir que otra oportunidad está por llegar, no que el mundo se ha caído. Besos
La Señorita Evans

1 comentarios:

Alma dijo...

Que razón tienes...A veces una ruptura es hasta beneficiosa porque si algo a acabado es porque no iba bien, y ¿para qué invertir dolor y tiempo en algo que no funciona?
Pero,tenía razón Neruda: "Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido"
Un besazo! ^^